“meditación en tm -beneficios de meditación”

El sonido de los tazones Más allá del sonido de la voz humana pronunciando palabras con todo su significado y nuestras asociaciones condicionadas, las vibraciones no vocales pueden ser objetos de atención aún más poderosos en la meditación. También poseen un poder de alineación energética cuando fluyen por cada célula de tu cuerpo. Desde los tiempos de Buda, los practicantes han usado gongs, campanas chinas, cuencos de cristal, tazones de metal, tambores y otras vibraciones naturales para inducir estados de transformación y meditación, es decir, utilizan el sonido esencialmente para llevarte a la quietud. Los generadores de vibraciones más duraderos son los tazones de Tibet y Nepal, que tradicionalmente están hechos de una aleación conocida como pancha dhatu (que signifi “cinco tejidos o capas”) o panchaloha (que signifi “cinco metales”), una combinación de cobre, estaño, zinc, hierro y un metal precioso (generalmente oro o plata). Los artesanos que fabrican los tazones de cinco metales atesoran especialmente el hierro de los meteoritos. Para “tocar” un tazón se usa un mazo acolchado sobre el labio, fi o costado del tazón, y luego se lo frota suavemente y con mucho cuidado en sentido de las manecillas del reloj, a manera de una varita por fuera del tazón – como si se revolviera una olla de sopa (excepto que por fuera) – para sacar la vibración única y formar un coro de armonías. Los maestros del tazón tibetano de metal colocan una “orquesta” de tazones en frente de ellos y se mueven por el piso golpeando, agitando, soplando en los tazones, tocándolos como gongs y extrayendo de ellos ondas de vibraciones insinuantes para crear una poderosa sinfonía de sanación. El poder de estas mezclas de múltiples metales descansa en el hecho de que cada compuesto metálico vibra a una velocidad diferente, creando múltiples armonías y ondas de sonido polifónicas que ondulan a través de tu cuerpo. Otros instrumentos de percusión metálicos — tales como: Los címbalos, campanas tibetanas (tingshas), gongs y campanas chinas — también pueden crear esta experiencia vibratoria. Frotar un mazo sobre un cuenco cantor de cristal es similar a frotar el dedo sobre el borde de una copa para crear un sonido resonante. Imagina un cuenco diez veces más grueso que el de una copa de vino, hecho de cuarzo molido en lugar de cristal o vidrio. La forma y consistencia del cuenco permiten que la vibración produzca un eco interminable, creando el sonido de un coro, por eso se le dice el cuenco “cantor”. La mayoría de los cuencos cantores de cristal están hechos de cristales de cuarzo y tienen propiedades físicas que permiten amplifi , conducir y transformar energía. Por eso hasta el día de hoy, se usa el cuarzo en los chips de ordenadores, televisores, micrófonos y relojes de pulsera. Para crear un cuenco cantor, el maestro vidriero amolda los pedazos de cuarzos en un cuenco cuyo tamaño y diseño crean la vibración deseada – una nota o notas musicales, o un sonido en particular – que se alinea con un centro energético específi del cuerpo.

Aprendamos a dejarnos fluir sobre aquellas cosas que no tenemos control o no somos responsables. Evitemos estar con aquellas personas que siempre están demandando nuestro tiempo contándonos sus intrigas, fracasos, chismes, que sabemos que son de los demás pero con el tiempo acabamos haciéndolo nuestro.

Hay una preciosa anécdota en la literatura hassidita. Los hassidas están entre la gente más bella del mundo -rebeldes ju­díos-. Tienen una tradición, una tradición valiosa, y es que siempre que tu mente pida, no le des lo que reclama y espera. Si quieres dar, hazlo sólo cuando el deseo haya pasado. Si la mente dice: «Tengo apetito», no le des comida, espera. Cuan­do el deseo haya pasado, come; pero no comas cuando lo pide la mente, no sigas a la mente, continúa siendo el amo.

¿Es la sabiduría tan fácil cómo cree la mente? El etiquetar no es saber. El etiquetar es una forma de soslayar la oportunidad que se te presentaba. Podrías haber conocido al hombre si te hubieras relacionado con él. Podrías haber conocido el rosal si hubieras meditado en soledad con él, si hubieras permitido que su fragancia penetrara tu olfato y tu corazón, si lo hubieras acariciado con amor. Si hubieras estado en comunión con ese arbusto podías haber descubierto algo.

Por eso a veces es tan importante romper fotos, quemar cartas, destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar. Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente. El pasado ya pasó. No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quién es usted. Suelte.

Si estás enfermo, los médicos te dicen: «Guarda cama y descansa». Pero ¿qué harás mientras descansas? Prestarás atención a tu dolor, y entonces lo estarás alimentando. La atención lo alimenta. Piensas continuamente en el dolor; se convierte en un mantra, una cantilena interior que dice: «Es­toy enfermo, estoy enfermo. Esto y lo otro están mal». Te que­jas, y recorres tu cuerpo una y otra vez e intentas encontrar lo que no va bien. Y esto se convierte en una obsesión, en algo muy patológico, que puede llegar a ser una continuidad de la enfermedad. Quedarás hipnotizado por las dolencias de tu cuerpo.

Era de mañana, una mañana de invierno, y Diógenes estaba tomando su baño de sol, tendido en la arena, desnudo, disfrutan­do de la mañana, el sol bañándole, todo tan bello, silencioso, el discurrir del río…

Y tiene que hacerse ahora, porque el tiempo es muy corto.  final del siglo veinte, o bien entraremos al primer siglo de una nueva historia del hombre, o no quedará nadie, ni siquiera una sola flor silvestre con vida. Todo estará muerto.

Entonces un día se hartó y los despidió a todos. Quemó to­das las escrituras y le dijo a su mujer: «¡Ya está bien! Tenemos que hacer el amor ahora». No lo habían hecho todavía. Pero la mujer era vieja, él también era viejo, y con el amor hay un problema. Si empiezas a hacer el amor pronto, puedes ir ha­ciendo el amor hasta el final de la vida. Si no empiezas pronto, no puedes hacer el amor más tarde, porque hacer el amor es algo mecánico. El mecanismo necesita eficacia. De modo que si un hombre comienza a hacer el amor cuando tiene catorce años, puede seguir haciéndolo hasta que tiene ochenta. Y no pienses que si haces demasiado el amor cuando eres joven en­tonces cuando seas viejo ya no serás capaz. Estás totalmente equivocado. Sólo si haces el amor a menudo, puedes seguir practicándolo más tarde. Además, nunca puedes hacer demasiado el amor, recuerda esto, porque el cuerpo no te lo permitirá. Demasiado es imposible; en el cuerpo hay un termostato, demasiado no es posible. Todo cuanto hagas, está siempre dentro del límite. Pero a esas alturas el rey se había vuelto impotente: no podía hacer el amor; la mujer era frígida. Había dejado pasar el momento adecuado. El hijo nunca nació y tuvieron que adoptar a un niño.

Los ríos siguen fluyendo sin preguntar nunca adónde se diri­gen. Llegan al mar. Si empezaran a preguntar, pudiera ser que no llegaran, su energía podría perderse en el camino. Podrían volver­se tan ansiosos por saber adónde se dirigen, cuál es la meta, cuál es el propósito, tan obsesionados con el problema que podrían enlo­quecer. Pero siguen fluyendo, sin preocuparse por saber adónde van y siempre llegan al mar.

Siempre que presientas el misterio, tienes dos alternativas: o  bien ríes o bien lloras. Depende de tu personalidad, de tu tipo. Es posible que si hubieran sido de un tipo distinto de personalidad, los tres amigos hubiesen llorado. Cuando un misterio así te envuelve, cuando te enfrentas a un misterio tan incognoscible que ninguna explicación es posible, ¿qué puedes hacer? ¿cómo pue­des responder?

Los resultados que prosiguieron fueron muy prometedores. Un segmento considerable de personas practicantes de las teorías de Silva empezaron a reportar una variedad de beneficios, desde aliviar el estrés hasta aumentar la creatividad y la intuición, y la posibilidad de acelerar la sanación física y emocional.

One Reply to ““meditación en tm -beneficios de meditación””

  1. Este hombre estaba intentando probar que ellos eran tontos. Lo mataron. Si el se hubiese encontrado con Chuang Tse y por entonces Chuang Tse estaba vivo en China pues eran contempo­ráneos -Chuang Tse le hubiera explicado el secreto: No intentes probar que alguien sea tonto porque a los tontos eso no les gusta. No intentes demostrar a un loco que él está loco, porque a ningún loco le gusta. Se enojará y se volverá arrogante y agresivo. Te ma­tará si te excedes en demostrárselo. Si llegas al punto donde pue­das probarlo, se vengará.
    Si buscas seguridad, certeza, tus ojos estarán cerrados y tú te irás sorprendiendo cada vez menos y perderás tu capacidad de maravillarte. Una vez has perdido tu capacidad de asombro, has perdido la religión. La religión es abrirse a tu corazón que­ se asombra. La religión es una receptividad hacia lo mara­villoso que nos rodea.
    Pero si el vino hace tanto, no puedes ni concebir lo que el vino divino puede lograr. ¿Qué es lo que hace el vino? Por unos momen­tos, debido a ciertos cambios químicos en el cerebro, en el cuerpo, te olvidas de ti mismo. Pero es momentáneo. En lo profundo estás ahí, y al cabo de unas horas el efecto químico ha desaparecido, tu cuerpo ha expulsado el vino y el ego recobra su posición.
    Esto podría corroborar que efectivamente la muerte de Diana, así como muchos acontecimientos mundiales, llegan a ser mucho más de lo que aparentan y con implicaciones más allá de lo físico afectando la conciencia colectiva y que haga que aún décadas después… se siga lamentando lo ocurrido, y talvez porque con nuestra energía hacen más de lo que podemos imaginar?Lo cierto es que la muerte de Diana quedará en el inconsciente colectivo no solo por décadas sino por siglos, como estuvo planeado desde el día en que nació, será recordada por las generaciones venideras como lo que era… una diosa, o descendiente de ese linaje que ostenta y seguirá reinando por los siglos de los siglos o hasta que… quien sabe… la consciencia colectiva un día decida despertar de este cuentico de “hadas”
    Si comprendes ese proceso misterioso de la vida que fun­ciona a través de los opuestos, que es dialéctico, en el cual el opuesto ayuda, te da equilibrio, tono, forma el fondo, sólo enton­ces puedes entender a Chuang Tse, porque el conjunto de la visión Taoísta se basa en la complementariedad de los opuestos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *